Variante de Sarvangasana, postura invertida.

Las asanas invertidas se caracterizan por el gran riego cerebral que producen. Todas las glándulas, localizadas en la parte superior del cuerpo, se ven estimuladas, lo que repercute en una mejora general.

El objetivo principal de estas posturas es inyectar energía a nivel mental, cuya práctica concentra, transforma y fortalece la mente.